Elkhound

Características del Elkhound

Perro de raza ElkhoundEste bello perro llegado de las frías estepas septentrionales tiene el aspecto de un lobo sólidamente constituido. Está perfectamente adaptado a su medio natural y su manto gris se confunde con las rocas diseminadas por los bosques noruegos, su tierra natal. Su nombre significa en noruego perro de caza del alce. No obstante, aun superando a cualquier otro en este difícil y completo ejercicio, su actividad no se limita a la caza de este único cérvido, pues se le emplea también en la caza de las restantes clases de animales: osos, linces, tejones, conejos y pájaros.
El Elkhound tiene un temperamento muy independiente, y hay que renunciar a hacerse obedecer fácilmente. Lograr que acuda a la llamada exige una cierta perseverancia. No obstante, este perro no es de los que se dan a la fuga y raramente se aleja de su amo más de cien metros. Por su amo manifiesta mucho cariño, pero si éste le castiga injustamente puede llegar a ser rencoroso.
El Elkhound es a veces agresivo con sus congéneres, como acontece con los perros de trineo. La lucha sirve para decidir la jefatura del grupo y siempre acaba con algún herido. Su carácter camorrista, independiente y solitario, hace difícil la coexistencia de varios ejemplares machos en el seno del mismo grupo. Sin embargo, las parejas se entienden perfectamente: el macho y la hembra permanecen siempre juntos, y su desarrollado sentido de la territorialidad los convierte en excelentes guardianes. El Elkhound tiene además espíritu de iniciativa y sabe rendir múltiples servicios a su amo. Si llega la ocasión, sabe comportarse como un buen perro de pastor.
El Elkhound es muy popular en los países escandinavos, donde cada día se le utiliza más como perro de compañía; sin embargo está poco extendido en el resto de Europa. Los americanos lo han adoptado imitando el ejemplo de su antiguo presidente Dwight Eisenhovver.

Historia

Cachorro de ElkhoundExcavaciones realizadas en Escandinavia han sacado a la luz restos de perros de la Edad de Piedra idénticos al actual Elkhound. Este descubrimiento confirma la antigüedad y el lugar de origen de estos perros que, mucho más tarde, habrían de acompañar a los vikingos en sus expediciones. La raza no ha cambiado prácticamente en el curso de los siglos y ha permanecido pura. Las sucesivas selecciones practicadas para reactivar sus cualidades de cazador han producido el animal completo, a la vez rústico y elegante, que conocemos en la actualidad. La raza, presentada por primera vez en Noruega en 1879, fue reconocida inmediatamente por el Kennel un Club noruego y, en 1901, por el inglés.

Standard de la raza Elkhound:

  • Aspecto general: el Elkhound posee un cuerpo compacto y relativamente corto. Su pelaje es espeso y abundante, sus orejas rectas. La cola forma un bucle por encima de la línea del lomo.
  • Talla: 52 cm el macho; 49 la hembra.
  • Peso: no mencionado en el standard (21 -24 kg).
  • Cabeza: ancha entre las orejas. La frente y la parte trasera de la cabeza están ligeramente arqueadas. Stop claramente señalado. El hocico, ancho en la base, se afina progresivamente. Fuertes mandíbulas.
  • Ojos: castaño oscuros; expresión franca, enérgica y amistosa. Orejas: implantadas altas, firmes, rectas, puntiagudas y de gran movilidad.
  • Cuello: de longitud media, firme, musculoso y de buen porte.
  • Cuerpo: lomo largo y recto. Pecho ancho y profundo con costillas redondeadas. Riñon musculoso. Vientre poco recogido.
  • Cola: implantada alta, en bucle sobre el lomo.
  • Extremidades: las anteriores firmes, vigorosas y aplomadas. Las posteriores rectas en los corvejones.
  • Pies: compactos y de forma oval, con dedos apretados.
  • Pelaje: de color gris en sus diferentes tonalidades, con las extremidades negras donde el pelo es más largo; más claro en el pecho y vientre; es espeso, abundante, áspero y le protege bien del frío y la lluvia. Alrededor del cuello y el escote forma una especie de collar.
  • Defectos: no debe tener espolones en las patas posteriores. Cualquier variación de los tonos grises resulta indeseable, igual que los colores demasiado claros u oscuros.

Consejos útiles

El Elkhound soporta muy bien el frío y la nieve y no le gusta el calor. Tiene necesidad de espacio y ejercicio. No está hecho para vivir en la ciudad, y menos aún en apartamento. Su pelaje, espeso y áspero, exige de vez en cuando un buen cepillado para eliminar el pelo muerto. Este perro es propenso a padecer del estómago; conviene vigilar atentamente su comida y no sobrealimentarlo, ni siquiera después de haber realizado un gran esfuerzo.

La caza del alce

Perro ElkhoundFranco, valiente e infatigable, el Elkhound sólo caza el alce con su amo y manifiesta un ardor difícil de contener. Su olfato es tan sutil que puede detectar el venado a varios kilómetros de distancia. Desde el momento en que ha descubierto la presencia del animal se dirige hacia él y, al acercarse, se sitúa instintivamente de forma que le corta toda vía de retirada. Cuando se encuentra frente a su presa llama al cazador. A la espera de la llegada del hombre, el Elkhound se esfuerza en retener al alce y para ello no duda en atacarlo con audacia, mordiéndole los corvejones. El alce se defiende con sus inmensas astas, pero el perro esquiva los ataques con increíble virtuosismo. Si el cérvido logra zafarse del acoso y emprende la huida, el Elkhound se lanza en su persecución y advierte a su amo.
El Elkhound persigue al alce con un entusiasmo y entrega que no iguala a ningún otro perro. No obstante, como la caza del alce, estrictamente reglamentada, se abre a finales de septiembre y sólo dura unos días, casi no tiene ocasión de desplegar sus facultades. Como compensación le queda el tejón. Este animal se caza de noche y no por fastidiar al Elkhound, que es nictálope y se mueve mejor y más fácilmente de noche que de día.

Un perro charlatán

El Elkhound se expresa con una gama muy amplia de ladridos: festivos para acoger a un amigo, sonoros e -insistentes para señalar un hecho insólito. Gruñidos y suspiros traducen su satisfacción y su ternura.

Pero sabe perfectamente guardar silencio cuando sigue la pista de su presa hasta el momento de frenarla. Entonces llamará a su amo mediante un ladrido muy particular: el “stalos”. Si la presa escapa, la llamada del perro será diferente: el “drevlos”, que advierte el principio de la persecución. Estos diferentes ladridos informan al cazador, sobre todo cuando la caza tiene lugar de noche.

También te puede interesar

Enjoyed this post? Share it!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.