Doberman

Características:

DobermanDe buen tamaño, elegante y con casta, sólidamente constituido y musculoso, el Dóberman inspira respeto. La inteligencia de este perro se manifiesta tanto en su necesidad de dominar como en su manera de someterse.

Autoritario, orgulloso y dominador, el Dóberman posee estos caracteres desde su más temprana edad. No es raro que a los pocos meses gruña y enseñe los dientes. Este comportamiento no es más que un juego de intimidación, una manifestación de independencia que cesa rápidamente cuando encuentra firmeza frente a sí. Acompañado de su dueño, este perro se adapta a todas las situaciones y le basta una sola experiencia para comprender lo que se espera de él. Suelto en plena naturaleza, embriagado de descubrimientos y nuevos olores, el cachorro de Dóberman se resiste a regresar a la primera llamada. Pero acudirá aterrado, arrastrando el vientre por tierra, si cree que se le deja solo o se le abandona.

Creado a finales del siglo pasado para la guarda y defensa, el Dóberman representa un ejemplo de auténtico éxito. Fiel, valiente, dotado de un poderoso olfato, posee un agudo sentido de la propiedad. Al más leve ruido acude con los pelos erizados, enseñando los dientes y listo para el ataque.

Los primeros ejemplares de esta raza eran animales temibles de los que el criador suizo Gott-fried Lietchi decía: “Son ciertamente robustos y no temen absolutamente a nada, ni siquiera a lucifer”. Su valentía fue explotada por vez primera por las autoridades de Turingia al emplear ejemplares de Dóberman como perros policía. Conocidos con ese apelativo, se utilizaron en los campos de batalla como patrulleros y guardianes por el ejército alemán, mientras que en la retaguardia servían de lazarillos a los militares ciegos.

En la actualidad, numerosos criadores seleccionan al Dóberman más por su belleza y nobleza que por su carácter. De esta forma se encuentran cada día más ejemplares en que la agresividad natural se halla atenuada. Adoptados muy jóvenes, los Dobermann pueden llegar a ser magníficos perros de compañía.

Historia:

En Apolda, pequeña ciudad de Alemania donde tenía lugar anualmente una importante feria canina, se creó la raza entre 1865 y 1870 por Luis Dóberman. ¿Era empleado de la perrera, conductor de ganado, agente del fisco u operario del matadero? Las versiones son contradictorias. Lo que sí es cierto es que pretendía crear un Terrier rápido y dotado de todas las cualidades del perro guardián, un perro superior a todos los existentes hasta entonces. Aunque jamás reveló de una manera precisa las razas que empleó para obtenerlo, parece seguro que efectuó diversos cruces a partir del Rottweiler, del Pinscher y acaso del Beauceron, al que el Dobermann se parece mucho. El perro recibió a continuación sangre de Dogo Alemán Azul y de Lebrel. En 1900, Otto Goller, experto ci-nólogo y criador de Apolda, se interesó por este perro. Lo cruzó con un Manchester Terrier, lo que le otorgó una silueta elegante, sin restarle nada de su fuerza ni agresividad. El Dobermann, tal como lo conocemos, se fijó en 1910.

Standard:

  • Aspecto general: de estatura media, robusto y musculoso; no debe parecer nervioso, su marcha debe ser elástica y bastante felina cuando es lenta. Su constitución es casi cuadrada.
  • Talla: 68-70 cm el macho; 63-67 la hembra.
  • Peso: no mencionado en el estándar (20-26 kg).
  • Cabeza: larga y huesuda, claramente diferenciada del cuello, en forma de cono alargado y truncado. Stop poco señalado, mejillas aplastadas. El morro es profundo y ancho y los labios apretados.
  • Ojos: ovalados, de tamaño medio, lo más oscuros posible.
  • Orejas: implantadas altas, erectas, deben cortarse en una longitud proporcional a la de la cabeza.
  • Cuello: seco y musculoso; asciende en una agradable curva a partir del tórax y las paletillas.
  • Cuerpo: paletillas claramente visibles. Lomo corto y firme. Grupa un poco redondeada. Cruz muy marcada. Pecho ancho, especialmente hacia adelante. Vientre muy recogido.
  • Cola: debe cortarse a partir de la primera o segunda vértebra.
  • Extremidades: anteriores rectas. Posteriores con muslos anchos y musculosos y corvejones desarrollados.
  • Pies: cortos, cimbrados y compactos.
  • Pelaje: corto, duro y áspero, aplastado sobre el cuerpo y liso.
  • Color: negro, marrón oscuro o gris azulado con marcas fuego color caoba, bien delimitadas, limpias y netas.
  • Defectos: estructura pesada y maciza. Cabeza corta y gruesa. Hocico puntiagudo. Marcha titubeante. Temperamento timorato, apariencia nerviosa, cobardía.

Consejos útiles:

El Dóberman está expuesto a enfermedades intestinales, sobre todo en tiempo frío, y afecciones de la piel. Debe limpiarse con regularidad, cepillarlo todos los días para eliminar el pelo muerto y las impurezas de su manto. El cepillado, practicado enérgicamente con un cepillo duro, flexibiliza los músculos, activa la circulación, tranquiliza el sistema nervioso y favorece la digestión. El Dobermann joven es muy receptivo a la demodecia, enfermedad parasitaria cutánea que se manifiesta por calvas grisáceas alrededor de los ojos, codos y cuerpo, y que necesita tratamiento veterinario. Está igualmente amenazado de estafilococia, sobre todo entre los dedos. Salvo en Inglaterra, donde está prohibido, el standard exige que tenga las orejas recortadas; el corte se practica entre las diez y las doce semanas de edad. La amputación de la cola debe realizarse a los pocos días de nacer.

También te puede interesar

Enjoyed this post? Share it!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.